Erotismo y Hechicería

baph18

Las propiedades de los ritmos y ciclos de la tierra, también afectan la sexualidad y las relaciones convencionales, al punto en que la persona puede decidir los momentos más propicios para el placer, para la fertilidad y para las prácticas del erotismo ritual y las artes oscuras. Ello no quiere decir que la vida se encuentre segmentada rígidamente, sólo que que hay unos momentos más propicios que otros. Semejante a lo que sucede con la tierra, hay periodos para la siembra y periodos para la cosecha, pero siempre dependerá de aquello que se quiera cultivar.

A diferencia de lo que aquí trata de exponerse, la vida cotidiana carente de ritual se vuelve en extremo monótona y con ella, las relaciones decaen luego de un tiempo específico. Una de las cosas que más difícilmente pueden permear en la actual cultura monoteísta, es el hecho de pensar que un sólo individuo puede proveernos de todo. De inicio, no hay como tal “individuos”, sino colectividades cambiantes y enmascaradas bajo un rostro y un nombre. En segundo lugar, hay relaciones emocionalmente estables que pueden perdurar en términos de convivencia, pasión y afecto durante toda la vida, lo que no implica que los placeres deban mantenerse vivos. La salud de los placeres es la salud misma del cuerpo y de ello depende la comunidad.

Para no entrar en detalles que puedan, además de incómodos, ser inconvenientes y dañinos para quienes se encuentran constituidos por los valores del mundo monoteísta, basta mencionar que no puede ejercerse la hechicería sin dejar atrás el mundo cotidiano y esto último es más difícil de lo que se piensa. No es extraño para la Iglesia de Satán se diga que el satanista nace y no se hace. Somos colectividades, somos un mundo y en muchos casos, esos lazos que conforman la apariencia individual son inquebrantables. Sin embargo y para quienes esos lazos se presentan frágiles o resultan una cadena con la que se ha cargado desde la infancia, pueden sembrarse nuevo y la adaptación, más que fácil, resulta liberadora.

En este sentido, hay una muerte ritual y un renacimiento que simbólicamente puede representarse de múltiples maneras según el círculo en cuestión. De ahí que el círculo, al tiempo que una comunidad, sea un límite frente al entorno. El círculo es un resguardo de prácticas y normas de una comunidad semi-permeable; algo así como una célula que sin ser ajena al entorno, mantiene una autonomía al interior. La relación es tan delicada que debe ser selectiva: un virus que penetra la célula, la destruye. Los miembros de un círculo no damos detalles del tipo de normas que resguardamos y no nos gusta hablar de nuestras prácticas internas. Podemos apoyar al exterior para generar nuestras propias defensas, pero hasta allí.

Lo más conveniente para quienes quieran ingresar al círculo es formar el propio y apoyarse de otros para constituir sus normas y costumbres. De ahí, puede haber círculos con áreas en común y otros que puedan integrarse. Sin embargo, el primer paso siempre estará determinado por esos lazos que se nos imponen al momento de nacer. Hay quienes simplemente viven del sol y no pueden vivir en la oscuridad.

baph18

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close